La iglésia de San Lluc

Máximo exponente del gótico catalán en nuestras tierras

El actual templo gótico substituyó a la iglésia del sigle XIII bastida en trasladarse la gente del Castillo a la Foia. Su construcción se inició el año 1373 y el 1421 se consagró el altar mayor. Consta de una única nave dividida en cuatro tramos y capilles laterales entre contrafuertes irregulares. La vuelta es de crucería, con arcos apoyados sobre pilastros adosados en los muros. Tiene ventanas de tracería y dos pequeñas rosas. La puerta de acceso es arquivoltada y esta precedida de un porche. La decoración es austera, pero el conjunto resulta amplio y solemne. De construcción posterior (segunda mitad S. XVIII), tenemos la sagristía y la capilla del sagrario. En la sagristía, de vuelta de canón i con unas decoraciones muy interesantes y con baldosas vidriadas, y predomina la concepción barroca. La capilla del sagrario, de planta de cruz griega y de espíritu neoclásico, fue restaurada el any 1998 y está presidida por la imagen de la Pietat, patrona de la villa.
El 1936, durante la Guerra Civil, fue destruido el Retablo de San Lluc, de madera policromada y del cual formavan parte 16 telas. Les telas se salvaron de la destrucción pero, a causa de les grandes dimensiones fueron separadas de sus bastidores y marcos para ser trasladadas al Convento de les Monjas Agustinas. Estas telas se atribuyen a la escuela de Sariñena, família valenciana de retablistas y pintores, activos a finales del S. XVI y principios del s. XVII. La mayoríia de estas telas han sido restauradas y pueden contemplarse en la capilla de la sagristía.
Actualmente se puede visitar por libre o en visita guiada juntamente con el resto del casco antiguo.